Buscar
Ej.: Restaurante, Pizza, Abogados.
¿Dónde?
Ej.: Bogota, Medellin.

MUEBLES CAQUETA








Categoría:

Otros

Dirección:
Av. Circunvalar 5-08, Florencia, Caquetá, Colombia
Teléfono:
(57) (8) 4354682



Escribe una opinión   Ver opiniones (29)   Hay algún dato erróneo?  


Otros interesantes cercanos de MUEBLES CAQUETA

Agencia de Viajes...
Cl 14 13-01
Almacén El Sol
Cl 15 13-31
Almacén y Taller ...
Cl 16 14-81
CAJANAL EPS
CR 11 19-21
CASA ROSA
CR. 10 15-06
COMCAJA ARS
Cr.11 9-20
Consalud SA IPS
Cr9 9-105
COOMEVA
Cr11 8-42
Corfiláminas
Cr7 15-51
Electro-Equipos
Cl 19 10-40
Essac
Cr 7 7-60
Essac-Ars
Cl 14 5B-45
Export Muebles
Cl 14 10-46
RENTERIA MOSQUERA...
Cl 4 C Sur 17 A-10
Salud Bolívar
Cl 18 12-32
SERVI CASIO
Cr12 18-18
Servimáquinas
Cr6 14-24
Uniclínicas Ltda IPS
Cl 15 14-66


29 opiniones sobre MUEBLES CAQUETA
Valoración 2.51724137931034 de 5
 Opinión de Dayhana Andrea Caicedo Rivas en 12/02/2011
MUEBLES CAQUETA es una empresa familiar admirable, espero que con la ayuda de JEHOVA, sigan adelante con este proyecto.
 Opinión de Carolina Roldan en 10/09/2013
Es para denunciar a Muebles caqueta que son unos estafadores venden en Mercadolibre y roban a todo el mundo reciben el pago de los muebles y no los envian aqui tengo los link para que confirmen el ladron Willian Fierro me robo este es el numero de celular:3142375281, esta es su antigua cuenta CASALINDA con la que estafo mucha gente http://www.mercadolibre.com.co/jm/profile?id=102235100&oper=B y ahora tiene esta nueva cuenta CAICEDODORIS61 http://perfil.mercadolibre.com.co/CAICEDODORIS61 donde esta intentando conseguir reputacion con datos falso de otras cuentas vendiendo cuadros al oleo de 20mil pesos para ganar calificaciones positivas falsas, confirmenlo y divulgenlo.
 Opinión de Andrea en 21/12/2013
Carolina Roldan la verdad lamento mucho que a ti tambien te estafara pero este tipo William Fierro es todo un sinverguenza ladron. Me invento miles de excusas para entregarme los muebles y al final se robo el dinero. Estafador no compren ahi.
 Opinión de Muebles Caqueta Estafa en 21/12/2013
No puedo creer hasta donde se paso de listo este tipo. Me entrego los muebles que no eran y me robo el dinero. De verdad no confien en esta supuesta "empresa" de ladrones. Denuncienlos, divulganlo para que todo el mundo se entere.
 Opinión de Andrea Patiño en 28/01/2014
Pues que bueno que no me paso a mi, yo tambien compre y gracias a dios todo llego bien, pero creo que podrian hablar con la persona y llegar aun acuerdo por que hasta donde yo se ellos siguen alli en el mismo sitio, saludos foro. lo califico medio poruqe aunque me entrego bien veo que a ustedes no.
 Opinión de Vero en 30/01/2014
No los recomiendo, en Noviembre los contactamos para adquirir un juego de sala y comedor. segun sus indicaciones se les consigno el 20% de la compra ($600.000) y quedaron en entregar los muebles en un plazo de 15 dias. esta es la hora que no hay muebles, no contestan los celulares, cuando marcamos de otros numeros contestan y dicen que tan raro que no llegaron, que los despacharon hace dias y dan un telefono de la persona que supuestamente transporta la mercancia, lo llamamos y dice que el no sabe nada de ningunos muebles. Esta claro que son unos ladrones y lo peor es que anuncian por mercadolibre, facebook, skype, etc.
 Opinión de leidy en 26/02/2014
Muebles Caqueta es una empresa seria y responsables lastima que hay personas inescrupulosas que dañan la imagen de una empresa que lleva tantos años sigan adelante con sus proyectos
 Opinión de Olga en 12/03/2014
Leidy, tal vez eres hermana de algunos de esos ladrones. Si digo que estafan es porque tengo las pruebas, la consignacion que se le hizo en la cuenta y los correos que ha enviado con tantas disculpas, la ultima me la dio el viernes pasado y fue que descaradamente me dijo no piensa devolver el dinero y que si quería que abriera un proceso legal, que eso demoraba y que perdía mas con eso. y eso que lo he denunciado en cuanta pagina encuentro, con la familia, con los amigos, en la comunidad de testigos de Jehova a la que pertenece y es super devoto, etc. son y serán siempre una parrandada de ladrones. y es bueno que los denuncien para que dejen el negocio de tumbar a la gente que confía y quiere apoyar las micro empresas
 Opinión de olga en 12/03/2014
Para todos los que fueron estafados por William Fierro, en la secretaria de Gobierno de ibague, con la señora: LILIANA BARRAGAN Oficina de Atención al Consumidor Dirección de Justicia y Orden Público Secretaría de Gobierno y Seguridad Ciudadana." están recibiendo las denuncias. llevar los recibos de consignación y cotizaciones o correos que este ladrón les haya enviado. si no pueden ir las pueden enviar por correo certificado. de alguna forma se debe parar a estos estafadores.
 Opinión de leidy en 19/03/2014
se equivoca señora olga no soy familiar soy cliente y por que los conozco y mi familia lleva años comprando en Muebles caqueta se que son personas honestas y si a usted le deben dinero no creo que se vallan a querer robar unos pesos para dañar su reputación en el país
 Opinión de andres en 19/03/2014
Pues realmente me párese raro que sea una sola persona la que opina mal en este foro yo también les he comprado y todo bn y cumplido y eso que no vivo en ibague para mi son personas buenas si tiene algún problema con el vendedor arreglelo personalmente, he leido que la señora olga dice que el señor william la llama para decirle que le va a devolver el dinero creo que si fuera ladrón no la llamaría la señora esta armando una tormenta en un baso de agua
 Opinión de Ingrid en 02/04/2014
No entiendo, nada!!
 Opinión de Camilo en 02/04/2014
ppppppppppppppppppppppppppppp--------------------------------------------------fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffflllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllltttttttttttttttttttttttttttttttttttttttTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW
 Opinión de Camilo en 02/04/2014
RUFUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUS ESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS S SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS S SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
 Opinión de Camilo en 02/04/2014
l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.
 Opinión de Camilo en 02/04/2014
l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.
 Opinión de Camilo en 02/04/2014
l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.
 Opinión de Camilo en 03/04/2014
La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.
 Opinión de Jessica Quaglia en 24/01/2015
Me ESTAFARON!!! Sr William !!! el 2 de enero por 1074000 pague por adelantado para que me regalaran los cojines !!!! Me lo iban a entregar el sábado 10 de enero y aun estoy esperando!!!! No me atienden el tel y no me responden los mails!!! Son unos estafadores!!! Tengo acceso al Alcalde de Tolima. El lunes además de hacer la denuncia penal en la dijin voy a hablar con el Alcalde para que interceda y puedan enviar a la caercel al ladrón de William Fierro y a la ladrona de Leidy Paola Núñez Cuéllar. Por favor todos los que han sido estafados pónganse en contacto conmigo!
 Opinión de Lourdes en 28/01/2015
Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido
 Opinión de Lourdes en 28/01/2015
Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones.l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que en lugar de investigar a ecuatorianos por supuestos lazos con las FARC, Bogotá debería investigar los nexos del narcotráfico y el paramilitarismo con políticos que es lo que invade a Colombia. El mandatario dijo este viernes en rueda de prensa que lamentablemente las relaciones diplomáticas de Quito con Bogotá, rotas el 3 de marzo, están en una situación deplorable, "en un punto muerto, en una situación crítica diría yo". Todos anhelamos que se restablezcan las relaciones bilaterales lo más rápido posible, pero con justicia, con dignidad, agregó. Correa, que participa en una cumbre de jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), fue consultado sobre la posición de la fiscalía colombiana de investigar a a los ecuatorianos María Augusta Calle, miembro de la Constituyente, e Iván Larrea, por supuestos lazos con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). ¡Que osadía, investigar a ciudadanos ecuatorianos!, exclamó el presidente tras consultar a los reporteros quiénes eran los ecuatorianos sobre los que pesaba el pedido de investigación. Sobre la investigación que usted menciona, no he conocido. Pero yo si sugeriría que más bien se pongan a investigar la narco-política y la para-política que lamentablemente invade Colombia, dijo Correa. Desde el 2007 y hasta ahora más de 30 congresistas colombianos han sido detenidos y al menos otros 30 son investigados por supuestas relaciones con bandas paramilitares, ahora desmovilizadas. Este jueves la Fiscalía reveló que quiere que la Corte Suprema investigue a legisladores por presuntos lazos con las FARC. Las relaciones de Ecuador y Colombia entraron en barrena debido al ataque del 1 de marzo de tropas colombianas a un campamento de las FARC en suelo ecuatoriano, en una región cercana a la frontera. Colombia se disculpó por la incursión, pero afirma que Bogotá mantiene una campaña mediática en su contra y que así es cuesta arriba reanudar los lazos. Mientras siga los ataques del gobierno colombiano, mientras siga esa campana mediática, las calumnias... será muy difícil reanudar esas relaciones. Opinión de Camilo en 03/04/2014 La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido capturado Así mismo, en la mañana de este jueves se conoció un nuevo caso de ataque con ácido en el barrio San Marcos, localidad de Engativá, cuando Sorleny Pulgarín de 23 años fue atacada con ácido en su rostro luego de discutir con la propietaria de la vivienda donde reside. La Policía capturó a la agresora que, en estos momentos, se encuentra retenida en la Unidad de Reacción Inmediata del barrio La Granja, mientras que la víctima fue recluida en el Hospital Central de la Policía por ser la esposa de un uniformado. En entrevista con Blu Radio, Sorleny Pulgarín explicó que su vecina la agredió cuando le reclamó porque había intentado agredir con agua caliente a su hija de un año. Pulgarín, quien ya fue dada de alta, tuvo quemaduras de primer grado en su cabeza, hombro izquierdo y espalda. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, los ataques llegan a 926 en los últimos nueve años. La recompensa ofrecida por el presidente El Presidente Juan Manuel Santos elevó este jueves a 75 millones de pesos la recompensa ofrecida a quienes denuncien y ayuden a capturar a los autores de ataques con ácido a mujeres. El Jefe de Estado recordó que le pidió al Director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que se ofreciera una recompensa hasta 50 millones de pesos. “Yo de pronto ofrezco inclusive más, 75 millones de pesos para cualquier persona que nos dé información sobre responsables de este tipo de crímenes y de quién está detrás de esta modalidad”, concluyó.La norma para penalizar a los atacantes con ácido, ya existe, esta iniciativa fue aprobada el pasado mes de junio por el Congreso de la República y sancionada al siguiente mes por el presidente Juan Manuel Santos. Es decir, que la iniciativa ya está en rigor y aumentó, en su momento, las penas contra los atacantes con ácido. Según la representante a la Cámara del movimiento Mira, Gloria Stella Díaz, quien fue una de las autoras del proyecto, a la norma aún le falta ser reglamentada en algunos puntos, “por ejemplo el ministerio de Salud deberá reglamentar los aspectos necesarios para que haya una gratuidad en las cirugías reconstructivas para las víctimas y el Gobierno Nacional y debe reglamentar el registro que se debe crear para controlar la venta al menudeo de esas sustancias”. La iniciativa modificó el código penal en materia de lesiones personales, y contempla que en caso de deformidad física transitoria “la pena de prisión es de 16 a 108 meses y multa entre los 20 y 37.5 salarios mínimos diarios”. Lo que quiere decir el atacante deberá pagar entre un año y 4 meses y nueve años de prisión. Y agrega que en caso que la lesión sea permanente la pena es de entre dos años y seis meses y 10 años y medio con una pena cercana a los 33 millones de pesos. Cuando el ataque genera una deformidad física en la víctima “causando cualquier tipo de ácidos; alcalís; sustancias corrosivas que generen daño o destrucción al entrar en contacto con el tejido humano”, la pena es de seis a diez años. Además contempla que si la deformidad afecta el rostro la pena aumenta de una tercera parte a la mitad. Luego de la aprobación aún falta crear el Registro de Control para la venta al menudeo de ácidos, el plazo establecido por la norma fue de 6 meses para su creación. Otro asunto, que haría falta crear según la norma es la Ruta Integral para las víctimas de ataques con ácido que brindaría información y orientación a las víctimas “sobre los derechos, recursos y medidas con los que cuenta”; el plazo para establecer este mecanismo, también era de 6 meses. La ley contempla que “cuando las lesiones personales sean causadas por cualquier tipo de ácido los servicios, tratamientos médicos y psicológicos, así como, los procedimientos e intervenciones necesarias para restituir la fisionomía y funcionalidad de las zonas afectadas no tendrán costo alguno y serán a cargo del Estado”. Según la representante, Gloria Stella Díaz, según la reforma al código penitenciario “cuando la pena mínima es de 8 o más años el delito no es excarcelable, ni tampoco tiene ninguna rebaja de pena”. Los casos más recientes El primero de abril la joven Natalia Ponce de León, quien vive en el barrio Santa Bárbara al norte de Bogotá fue atacada con ácido causándole quemaduras en el rostro, cuello, abdomen y parte de las piernas. Ponce tiene afectado el 25 por ciento de su cuerpo por quemaduras de segundo y tercer grados y fue internada en el hospital Simón Bolívar. Hasta el momento el agresor no ha sido
 Opinión de Carlos Rojas Venabidez en 27/08/2015
Tengan cuidado con el WILLIAM y su concubina PAOLA, recibieron el dinero, hasta el momento de consignar contestaban, una vez hice l consignación por dos juegos de sala, y una vez realizada y confirmada esta, no contestaron mas. Me contestaron cuando marque de otro numero, contesto PAOLA, muy amenazante me dijo que no continuará llamando, que me olvidara del dinero, que si insistía William ,mandaría unos amigos a arreglar ese asunto conmigo. La denuncia ya la tienen las autoridades. Espero que muy pronto estos crimínales estén tras las rejas
 Opinión de lina en 10/09/2015
El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas adecuadas en su economía. ¿Por qué lo dice? En términos estratégicos las políticas adoptadas por los distintos presidentes basadas en la estabilidad financiera y presupuestal, en las reformas económicas y en las alianzas internacionales sólidas en todo el desarrollo del comercio, me parece una posición muy positiva. Ahora, de lo que se trata es de seguir flexibilizando la economía colombiana porque los países que sigan avanzado en esta dirección tendrán mejores oportunidades de resistir las situaciones difíciles. ¿Qué llama usted flexibilizar más la economía? Primero, diversificar. En las economías que están solamente pensadas en el petróleo, cuando bajan los precios de este, se afecta todo. Naturalmente los planes se deshacen. Segundo, hay que tener una economía abierta, competitiva, con una fiscalidad atractiva. Tercero, con unos costos de producción atractivos en inversión tecnológica y costos generales, laborales ¿Qué más cree que necesita Colombia para blindarse más contra las adversidades de la economía? Se requiere mayor dinamismo en las reformas y un sistema fiscal más atractivo, más inversión del exterior, y un desarrollo de la infraestructura muy grande para ser más competitivo. Ha avanzado mucho con la Alianza del Pacífico. ¿Cómo sería esa modernización fiscal? Un país fiscal moderno significa que los impuestos personales son prácticamente equivalentes a los impuestos empresariales. Esto toma tiempo, pero construir un sistema fiscal moderno es parte esencial de una economía moderna competitiva. Esto, obviamente, no se puede hacer sobre modelos proteccionistas. Vuelvo a destacar la presencia en escenarios como la Alianza del Pacífico. Usted ha sido un observador permanente del proceso de paz en Colombia. ¿Cómo ve el momento en que está esta situación? Voy a ser muy prudente en este punto, porque deseo lo mejor para Colombia, país por el que siento un especial afecto y me gustaría que las cosas salieran bien. Por lo tanto, me gustaría que el proceso culmine rápidamente con éxito. ¿Qué significa ‘rápidamente con éxito’? Un proceso como este no puede estar abierto durante mucho tiempo, porque perjudica mucho más al Gobierno que a la contraparte. A las Farc no les importa el tiempo, pero al Gobierno el tiempo le puede quemar las manos. En segundo lugar, el proceso no debe producir al menos dos consecuencias: que el Estado sea más débil y los guerrilleros más fuertes. ¿Alguna comparación con Eta en España? Eta fue derrotada. Ahora lo que falta es que España, como Estado, no se desarme. Que lo que no se pudo conseguir por las armas, con la violencia, no lo vayan a conseguir de otra manera porque claro, tú puedes intentar acabar la democracia asesinando, matando, extorsionando, secuestrando, pero puedes intentar acabar con la democracia estando sentado en las instituciones. Por lo tanto, mucho cuidado. ¿Ese es un riesgo hoy para España? Eso en España es un riesgo. ¿La advertencia valdría también para Colombia? La advertencia es para todos. Es una advertencia de carácter general. ¿Definitivamente, cuando usted mira el tema colombiano de la paz, lo que más le preocupa es el tiempo? No. Me preocupa es el resultado. Usted puede hacer un mal acuerdo rápido. Usted es un analista político permanente. ¿Cómo observa lo que pasa en la región? Pues hay una división grande. Una división grande especialmente en términos políticos, lo cual no es bueno. Los países del Alba, que tienen a Venezuela como modelo, no son países creadores de soluciones sino generadores de problemas y siguen muy activos. Sus condiciones son cada vez peores para sus ciudadanos, pero también más amenazantes para otros países. A mí me ha parecido que la actitud y la pasividad de la mayoría de gobiernos latinoamericanos en relación con Venezuela ha sido inaceptable, y cuando esas cosas se dejan pasar en términos de derechos humanos, tiene costos. En este momento al régimen venezolano le interesa ser un agente provocador. No caer en la provocación es una práctica inteligente, pero no consentir que las cosas sean dirigidas por los provocadores también es una política muy importante. ¿Se está equivocando el hemisferio al permanecer indiferente ante regímenes como el de Maduro? La decisión parecería es no estar presente. ¿Cuál es la situación de Venezuela en términos de derechos humanos, de libertades? Hay una catástrofe económica. Hay todo tipo de provocación contra los vecinos. ¿A quién le cabe la responsabilidad de parar esos atropellos de Nicolás Maduro? Ustedes han sufrido una experiencia negativa en la OEA. No busquen otras como Unasur, porque va a ocurrir algo parecido. Los que tienen la responsabilidad son los líderes. Y no hacerlo tendrá su costo político mayor. ¿Qué cree que busca Maduro con esa actitud hostil en la región? A mí no me gusta perder mucho tiempo hablando de personajes que no… Hará lo que le convenga en términos de mantenimiento de su poder y la eliminación de las posibilidades que tenga la oposición venezolana. Lo que le convenga. Si para eso necesita provocar a todo el mundo, lo provocará. Si necesita provocar a otros los provocará. Si necesita suspender las elecciones, las suspenderá. Hará lo que le convenga. Con esas reglas de juego, los líderes democráticos internacionalmente tienen que saber que esas reglas de juego no son. Lo escuché diciendo que Europa tiene que adoptar políticas públicas más claras en materia de migración. ¿Qué habría que hacer? Es que no existen. Como no existen, eso agranda el problema. En la Unión Europea también se toman su tiempo. Hay que apelar a la responsabilidad de los líderes políticos europeos. No estamos viviendo una cuestión solamente coyuntural, estamos mirando y viviendo muy cerca del área más conflictiva del mundo. La generosidad es una virtud, pero tener una política es una cosa distinta. Usted puede ser muy generoso. Yo aprecio la generosidad y hay que ser generoso. Pero cuál es la política. Entonces, la política se tiene que articular y ese panorama es más complejo en esta crisis, porque evidentemente recibimos refugiados que vienen de conflictos, de Estados fallidos. Tenemos que actuar en el origen. Allí es donde se producen estos fenómenos de migración que lejos de disminuir, pueden crecer en el futuro si, evidentemente, las circunstancias no varían. Lo he escuchado cuestionar los acuerdos del presidente Barack Obama con Irán sobre armas nucleares y con Cuba. ¿Dónde está el error de esos acuerdos? Yo creo que el presidente Obama está en su segundo mandato buscando dejar todo su legado. El grupo terrorista Isis, que son sanguinarios, controla todos los pozos petroleros en Siria. Controla gran parte del territorio de Irán. Cuando se es el país más importante del mundo, se debe ejercer autoridad, liderazgo. Si los Estados Unidos han decidido dejar de ser el líder del mundo, eso trae muchas complicaciones. No siempre hay que pedir que acierten, no, pero en esos dos procesos de negociación ha habido equivocaciones. El caso de Irán creo que tendrá consecuencias muy peligrosas para el mundo. Y el de Cuba, que tiene menos transcendencia, pero reviste para nosotros una importancia política y sentimental, también es lamentable. Todos los procesos de apertura que se puedan hacer en todos los estamentos de relaciones diplomáticas pueden ser considerados. Pero con el régimen de los Castro, que ha sido una dictadura represiva y no ha cedido nada en la negociación, me parece una equivocación. Lo dice alguien que está en contra del embargo de Estados Unidos, pero que siempre va a estar comprometido con los derechos humanos y con las libertades en el mundo. ¿Y cree que el acuerdo entre Estados Unidos e Irán fue tan malo? Me parece un acuerdo peligroso, que va a provocar una carrera armamentista, una carrera nuclear. El presidente Obama, de alguna manera, está promoviendo una proliferación nuclear en la zona más conflictiva del mundo en este momento, está logrando el efecto contrario, pues se va a producir una proliferación nuclear porque los iraníes no han renunciado a nada, no han renunciado al programa nuclear. Los iraníes simplemente han comprado tiempo. Les van a levantar las sanciones, les van a llegar millones y millones de dólares, van a seguir financiando esas actividades terroristas en tantos países, van a poder recuperar sus programas de misiles en un futuro no muy lejano y solamente van a estar sujetos a las inspecciones que tantas veces ha burlado, que hace que el contenido sea irrelevante. Es decir, Irán será un país nuclear y eso producirá inevitables reacciones con los países vecinos. Usted critica el crecimiento peligroso del Estado Islámico. Ese fenómeno ha ido creciendo a espaldas de todo el mundo, de Europa y de Estados Unidos. ¿Qué se debería hacer? Pues bien, Francia puede hacer un ataque, pero esa no es la cuestión. La cuestión es definir una política adecuada sobre cómo se puede derrotar al Estado Islámico y qué podemos hacer para detener la acción de esa organización terrorista. Y lo que está muy claro hasta ahora es que la estrategia que se ha puesto en marcha para derrotar a Isis no funciona. Habrá que poner en marcha otra estrategia. Y eso no es sencillo. Eso requerirá su tiempo, eso requerirá sus sacrificios, pero cuanto más tiempo se tarda en hacer, peor serán las circunstancias en las que se tenga que intervenir, y esas hay que tenerlas en cuenta y en eso consiste el ejercicio del liderazgo. Por eso, el día 14 de septiembre nosotros inauguramos nuestro máster en Madrid, en el Instituto Atlántico de Gobierno, y justamente es un máster en Liderazgo y Políticas Públicas para Latinoamérica y para España, porque creemos que nos hacen falta buenas dotaciones políticas y gente bien orientada en el ejercicio de las tareas de responsabilidad pública y deliberada. Uno de los problemas que tienen muchos países es el requerimiento de la gente con calificaciones dispuestas a dedicar su vida a la política. Claro, eso trae unas consecuencias de que en lugar de elegir entre mejores para gobernar los países, es preferiblemente tener los mejores y eso es complicado. El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas adecuadas en su economía. ¿Por qué lo dice? En términos estratégicos las políticas adoptadas por los distintos presidentes basadas en la estabilidad financiera y presupuestal, en las reformas económicas y en las alianzas internacionales sólidas en todo el desarrollo del comercio, me parece una posición muy positiva. Ahora, de lo que se trata es de seguir flexibilizando la economía colombiana porque los países que sigan avanzado en esta dirección tendrán mejores oportunidades de resistir las situaciones difíciles. ¿Qué llama usted flexibilizar más la economía? Primero, diversificar. En las economías que están solamente pensadas en el petróleo, cuando bajan los precios de este, se afecta todo. Naturalmente los planes se deshacen. Segundo, hay que tener una economía abierta, competitiva, con una fiscalidad atractiva. Tercero, con unos costos de producción atractivos en inversión tecnológica y costos generales, laborales ¿Qué más cree que necesita Colombia para blindarse más contra las adversidades de la economía? Se requiere mayor dinamismo en las reformas y un sistema fiscal más atractivo, más inversión del exterior, y un desarrollo de la infraestructura muy grande para ser más competitivo. Ha avanzado mucho con la Alianza del Pacífico. ¿Cómo sería esa modernización fiscal? Un país fiscal moderno significa que los impuestos personales son prácticamente equivalentes a los impuestos empresariales. Esto toma tiempo, pero construir un sistema fiscal moderno es parte esencial de una economía moderna competitiva. Esto, obviamente, no se puede hacer sobre modelos proteccionistas. Vuelvo a destacar la presencia en escenarios como la Alianza del Pacífico. Usted ha sido un observador permanente del proceso de paz en Colombia. ¿Cómo ve el momento en que está esta situación? Voy a ser muy prudente en este punto, porque deseo lo mejor para Colombia, país por el que siento un especial afecto y me gustaría que las cosas salieran bien. Por lo tanto, me gustaría que el proceso culmine rápidamente con éxito. ¿Qué significa ‘rápidamente con éxito’? Un proceso como este no puede estar abierto durante mucho tiempo, porque perjudica mucho más al Gobierno que a la contraparte. A las Farc no les importa el tiempo, pero al Gobierno el tiempo le puede quemar las manos. En segundo lugar, el proceso no debe producir al menos dos consecuencias: que el Estado sea más débil y los guerrilleros más fuertes. ¿Alguna comparación con Eta en España? Eta fue derrotada. Ahora lo que falta es que España, como Estado, no se desarme. Que lo que no se pudo conseguir por las armas, con la violencia, no lo vayan a conseguir de otra manera porque claro, tú puedes intentar acabar la democracia asesinando, matando, extorsionando, secuestrando, pero puedes intentar acabar con la democracia estando sentado en las instituciones. Por lo tanto, mucho cuidado. ¿Ese es un riesgo hoy para España? Eso en España es un riesgo. ¿La advertencia valdría también para Colombia? La advertencia es para todos. Es una advertencia de carácter general. ¿Definitivamente, cuando usted mira el tema colombiano de la paz, lo que más le preocupa es el tiempo? No. Me preocupa es el resultado. Usted puede hacer un mal acuerdo rápido. Usted es un analista político permanente. ¿Cómo observa lo que pasa en la región? Pues hay una división grande. Una división grande especialmente en términos políticos, lo cual no es bueno. Los países del Alba, que tienen a Venezuela como modelo, no son países creadores de soluciones sino generadores de problemas y siguen muy activos. Sus condiciones son cada vez peores para sus ciudadanos, pero también más amenazantes para otros países. A mí me ha parecido que la actitud y la pasividad de la mayoría de gobiernos latinoamericanos en relación con Venezuela ha sido inaceptable, y cuando esas cosas se dejan pasar en términos de derechos humanos, tiene costos. En este momento al régimen venezolano le interesa ser un agente provocador. No caer en la provocación es una práctica inteligente, pero no consentir que las cosas sean dirigidas por los provocadores también es una política muy importante. ¿Se está equivocando el hemisferio al permanecer indiferente ante regímenes como el de Maduro? La decisión parecería es no estar presente. ¿Cuál es la situación de Venezuela en términos de derechos humanos, de libertades? Hay una catástrofe económica. Hay todo tipo de provocación contra los vecinos. ¿A quién le cabe la responsabilidad de parar esos atropellos de Nicolás Maduro? Ustedes han sufrido una experiencia negativa en la OEA. No busquen otras como Unasur, porque va a ocurrir algo parecido. Los que tienen la responsabilidad son los líderes. Y no hacerlo tendrá su costo político mayor. ¿Qué cree que busca Maduro con esa actitud hostil en la región? A mí no me gusta perder mucho tiempo hablando de personajes que no… Hará lo que le convenga en términos de mantenimiento de su poder y la eliminación de las posibilidades que tenga la oposición venezolana. Lo que le convenga. Si para eso necesita provocar a todo el mundo, lo provocará. Si necesita provocar a otros los provocará. Si necesita suspender las elecciones, las suspenderá. Hará lo que le convenga. Con esas reglas de juego, los líderes democráticos internacionalmente tienen que saber que esas reglas de juego no son. Lo escuché diciendo que Europa tiene que adoptar políticas públicas más claras en materia de migración. ¿Qué habría que hacer? Es que no existen. Como no existen, eso agranda el problema. En la Unión Europea también se toman su tiempo. Hay que apelar a la responsabilidad de los líderes políticos europeos. No estamos viviendo una cuestión solamente coyuntural, estamos mirando y viviendo muy cerca del área más conflictiva del mundo. La generosidad es una virtud, pero tener una política es una cosa distinta. Usted puede ser muy generoso. Yo aprecio la generosidad y hay que ser generoso. Pero cuál es la política. Entonces, la política se tiene que articular y ese panorama es más complejo en esta crisis, porque evidentemente recibimos refugiados que vienen de conflictos, de Estados fallidos. Tenemos que actuar en el origen. Allí es donde se producen estos fenómenos de migración que lejos de disminuir, pueden crecer en el futuro si, evidentemente, las circunstancias no varían. Lo he escuchado cuestionar los acuerdos del presidente Barack Obama con Irán sobre armas nucleares y con Cuba. ¿Dónde está el error de esos acuerdos? Yo creo que el presidente Obama está en su segundo mandato buscando dejar todo su legado. El grupo terrorista Isis, que son sanguinarios, controla todos los pozos petroleros en Siria. Controla gran parte del territorio de Irán. Cuando se es el país más importante del mundo, se debe ejercer autoridad, liderazgo. Si los Estados Unidos han decidido dejar de ser el líder del mundo, eso trae muchas complicaciones. No siempre hay que pedir que acierten, no, pero en esos dos procesos de negociación ha habido equivocaciones. El caso de Irán creo que tendrá consecuencias muy peligrosas para el mundo. Y el de Cuba, que tiene menos transcendencia, pero reviste para nosotros una importancia política y sentimental, también es lamentable. Todos los procesos de apertura que se puedan hacer en todos los estamentos de relaciones diplomáticas pueden ser considerados. Pero con el régimen de los Castro, que ha sido una dictadura represiva y no ha cedido nada en la negociación, me parece una equivocación. Lo dice alguien que está en contra del embargo de Estados Unidos, pero que siempre va a estar comprometido con los derechos humanos y con las libertades en el mundo. ¿Y cree que el acuerdo entre Estados Unidos e Irán fue tan malo? Me parece un acuerdo peligroso, que va a provocar una carrera armamentista, una carrera nuclear. El presidente Obama, de alguna manera, está promoviendo una proliferación nuclear en la zona más conflictiva del mundo en este momento, está logrando el efecto contrario, pues se va a producir una proliferación nuclear porque los iraníes no han renunciado a nada, no han renunciado al programa nuclear. Los iraníes simplemente han comprado tiempo. Les van a levantar las sanciones, les van a llegar millones y millones de dólares, van a seguir financiando esas actividades terroristas en tantos países, van a poder recuperar sus programas de misiles en un futuro no muy lejano y solamente van a estar sujetos a las inspecciones que tantas veces ha burlado, que hace que el contenido sea irrelevante. Es decir, Irán será un país nuclear y eso producirá inevitables reacciones con los países vecinos. Usted critica el crecimiento peligroso del Estado Islámico. Ese fenómeno ha ido creciendo a espaldas de todo el mundo, de Europa y de Estados Unidos. ¿Qué se debería hacer? Pues bien, Francia puede hacer un ataque, pero esa no es la cuestión. La cuestión es definir una política adecuada sobre cómo se puede derrotar al Estado Islámico y qué podemos hacer para detener la acción de esa organización terrorista. Y lo que está muy claro hasta ahora es que la estrategia que se ha puesto en marcha para derrotar a Isis no funciona. Habrá que poner en marcha otra estrategia. Y eso no es sencillo. Eso requerirá su tiempo, eso requerirá sus sacrificios, pero cuanto más tiempo se tarda en hacer, peor serán las circunstancias en las que se tenga que intervenir, y esas hay que tenerlas en cuenta y en eso consiste el ejercicio del liderazgo. Por eso, el día 14 de septiembre nosotros inauguramos nuestro máster en Madrid, en el Instituto Atlántico de Gobierno, y justamente es un máster en Liderazgo y Políticas Públicas para Latinoamérica y para España, porque creemos que nos hacen falta buenas dotaciones políticas y gente bien orientada en el ejercicio de las tareas de responsabilidad pública y deliberada. Uno de los problemas que tienen muchos países es el requerimiento de la gente con calificaciones dispuestas a dedicar su vida a la política. Claro, eso trae unas consecuencias de que en lugar de elegir entre mejores para gobernar los países, es preferiblemente tener los mejores y eso es complicado. El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas adecuadas en su economía. ¿Por qué lo dice? En términos estratégicos las políticas adoptadas por los distintos presidentes basadas en la estabilidad financiera y presupuestal, en las reformas económicas y en las alianzas internacionales sólidas en todo el desarrollo del comercio, me parece una posición muy positiva. Ahora, de lo que se trata es de seguir flexibilizando la economía colombiana porque los países que sigan avanzado en esta dirección tendrán mejores oportunidades de resistir las situaciones difíciles. ¿Qué llama usted flexibilizar más la economía? Primero, diversificar. En las economías que están solamente pensadas en el petróleo, cuando bajan los precios de este, se afecta todo. Naturalmente los planes se deshacen. Segundo, hay que tener una economía abierta, competitiva, con una fiscalidad atractiva. Tercero, con unos costos de producción atractivos en inversión tecnológica y costos generales, laborales ¿Qué más cree que necesita Colombia para blindarse más contra las adversidades de la economía? Se requiere mayor dinamismo en las reformas y un sistema fiscal más atractivo, más inversión del exterior, y un desarrollo de la infraestructura muy grande para ser más competitivo. Ha avanzado mucho con la Alianza del Pacífico. ¿Cómo sería esa modernización fiscal? Un país fiscal moderno significa que los impuestos personales son prácticamente equivalentes a los impuestos empresariales. Esto toma tiempo, pero construir un sistema fiscal moderno es parte esencial de una economía moderna competitiva. Esto, obviamente, no se puede hacer sobre modelos proteccionistas. Vuelvo a destacar la presencia en escenarios como la Alianza del Pacífico. Usted ha sido un observador permanente del proceso de paz en Colombia. ¿Cómo ve el momento en que está esta situación? Voy a ser muy prudente en este punto, porque deseo lo mejor para Colombia, país por el que siento un especial afecto y me gustaría que las cosas salieran bien. Por lo tanto, me gustaría que el proceso culmine rápidamente con éxito. ¿Qué significa ‘rápidamente con éxito’? Un proceso como este no puede estar abierto durante mucho tiempo, porque perjudica mucho más al Gobierno que a la contraparte. A las Farc no les importa el tiempo, pero al Gobierno el tiempo le puede quemar las manos. En segundo lugar, el proceso no debe producir al menos dos consecuencias: que el Estado sea más débil y los guerrilleros más fuertes. ¿Alguna comparación con Eta en España? Eta fue derrotada. Ahora lo que falta es que España, como Estado, no se desarme. Que lo que no se pudo conseguir por las armas, con la violencia, no lo vayan a conseguir de otra manera porque claro, tú puedes intentar acabar la democracia asesinando, matando, extorsionando, secuestrando, pero puedes intentar acabar con la democracia estando sentado en las instituciones. Por lo tanto, mucho cuidado. ¿Ese es un riesgo hoy para España? Eso en España es un riesgo. ¿La advertencia valdría también para Colombia? La advertencia es para todos. Es una advertencia de carácter general. ¿Definitivamente, cuando usted mira el tema colombiano de la paz, lo que más le preocupa es el tiempo? No. Me preocupa es el resultado. Usted puede hacer un mal acuerdo rápido. Usted es un analista político permanente. ¿Cómo observa lo que pasa en la región? Pues hay una división grande. Una división grande especialmente en términos políticos, lo cual no es bueno. Los países del Alba, que tienen a Venezuela como modelo, no son países creadores de soluciones sino generadores de problemas y siguen muy activos. Sus condiciones son cada vez peores para sus ciudadanos, pero también más amenazantes para otros países. A mí me ha parecido que la actitud y la pasividad de la mayoría de gobiernos latinoamericanos en relación con Venezuela ha sido inaceptable, y cuando esas cosas se dejan pasar en términos de derechos humanos, tiene costos. En este momento al régimen venezolano le interesa ser un agente provocador. No caer en la provocación es una práctica inteligente, pero no consentir que las cosas sean dirigidas por los provocadores también es una política muy importante. ¿Se está equivocando el hemisferio al permanecer indiferente ante regímenes como el de Maduro? La decisión parecería es no estar presente. ¿Cuál es la situación de Venezuela en términos de derechos humanos, de libertades? Hay una catástrofe económica. Hay todo tipo de provocación contra los vecinos. ¿A quién le cabe la responsabilidad de parar esos atropellos de Nicolás Maduro? Ustedes han sufrido una experiencia negativa en la OEA. No busquen otras como Unasur, porque va a ocurrir algo parecido. Los que tienen la responsabilidad son los líderes. Y no hacerlo tendrá su costo político mayor. ¿Qué cree que busca Maduro con esa actitud hostil en la región? A mí no me gusta perder mucho tiempo hablando de personajes que no… Hará lo que le convenga en términos de mantenimiento de su poder y la eliminación de las posibilidades que tenga la oposición venezolana. Lo que le convenga. Si para eso necesita provocar a todo el mundo, lo provocará. Si necesita provocar a otros los provocará. Si necesita suspender las elecciones, las suspenderá. Hará lo que le convenga. Con esas reglas de juego, los líderes democráticos internacionalmente tienen que saber que esas reglas de juego no son. Lo escuché diciendo que Europa tiene que adoptar políticas públicas más claras en materia de migración. ¿Qué habría que hacer? Es que no existen. Como no existen, eso agranda el problema. En la Unión Europea también se toman su tiempo. Hay que apelar a la responsabilidad de los líderes políticos europeos. No estamos viviendo una cuestión solamente coyuntural, estamos mirando y viviendo muy cerca del área más conflictiva del mundo. La generosidad es una virtud, pero tener una política es una cosa distinta. Usted puede ser muy generoso. Yo aprecio la generosidad y hay que ser generoso. Pero cuál es la política. Entonces, la política se tiene que articular y ese panorama es más complejo en esta crisis, porque evidentemente recibimos refugiados que vienen de conflictos, de Estados fallidos. Tenemos que actuar en el origen. Allí es donde se producen estos fenómenos de migración que lejos de disminuir, pueden crecer en el futuro si, evidentemente, las circunstancias no varían. Lo he escuchado cuestionar los acuerdos del presidente Barack Obama con Irán sobre armas nucleares y con Cuba. ¿Dónde está el error de esos acuerdos? Yo creo que el presidente Obama está en su segundo mandato buscando dejar todo su legado. El grupo terrorista Isis, que son sanguinarios, controla todos los pozos petroleros en Siria. Controla gran parte del territorio de Irán. Cuando se es el país más importante del mundo, se debe ejercer autoridad, liderazgo. Si los Estados Unidos han decidido dejar de ser el líder del mundo, eso trae muchas complicaciones. No siempre hay que pedir que acierten, no, pero en esos dos procesos de negociación ha habido equivocaciones. El caso de Irán creo que tendrá consecuencias muy peligrosas para el mundo. Y el de Cuba, que tiene menos transcendencia, pero reviste para nosotros una importancia política y sentimental, también es lamentable. Todos los procesos de apertura que se puedan hacer en todos los estamentos de relaciones diplomáticas pueden ser considerados. Pero con el régimen de los Castro, que ha sido una dictadura represiva y no ha cedido nada en la negociación, me parece una equivocación. Lo dice alguien que está en contra del embargo de Estados Unidos, pero que siempre va a estar comprometido con los derechos humanos y con las libertades en el mundo. ¿Y cree que el acuerdo entre Estados Unidos e Irán fue tan malo? Me parece un acuerdo peligroso, que va a provocar una carrera armamentista, una carrera nuclear. El presidente Obama, de alguna manera, está promoviendo una proliferación nuclear en la zona más conflictiva del mundo en este momento, está logrando el efecto contrario, pues se va a producir una proliferación nuclear porque los iraníes no han renunciado a nada, no han renunciado al programa nuclear. Los iraníes simplemente han comprado tiempo. Les van a levantar las sanciones, les van a llegar millones y millones de dólares, van a seguir financiando esas actividades terroristas en tantos países, van a poder recuperar sus programas de misiles en un futuro no muy lejano y solamente van a estar sujetos a las inspecciones que tantas veces ha burlado, que hace que el contenido sea irrelevante. Es decir, Irán será un país nuclear y eso producirá inevitables reacciones con los países vecinos. Usted critica el crecimiento peligroso del Estado Islámico. Ese fenómeno ha ido creciendo a espaldas de todo el mundo, de Europa y de Estados Unidos. ¿Qué se debería hacer? Pues bien, Francia puede hacer un ataque, pero esa no es la cuestión. La cuestión es definir una política adecuada sobre cómo se puede derrotar al Estado Islámico y qué podemos hacer para detener la acción de esa organización terrorista. Y lo que está muy claro hasta ahora es que la estrategia que se ha puesto en marcha para derrotar a Isis no funciona. Habrá que poner en marcha otra estrategia. Y eso no es sencillo. Eso requerirá su tiempo, eso requerirá sus sacrificios, pero cuanto más tiempo se tarda en hacer, peor serán las circunstancias en las que se tenga que intervenir, y esas hay que tenerlas en cuenta y en eso consiste el ejercicio del liderazgo. Por eso, el día 14 de septiembre nosotros inauguramos nuestro máster en Madrid, en el Instituto Atlántico de Gobierno, y justamente es un máster en Liderazgo y Políticas Públicas para Latinoamérica y para España, porque creemos que nos hacen falta buenas dotaciones políticas y gente bien orientada en el ejercicio de las tareas de responsabilidad pública y deliberada. Uno de los problemas que tienen muchos países es el requerimiento de la gente con calificaciones dispuestas a dedicar su vida a la política. Claro, eso trae unas consecuencias de que en lugar de elegir entre mejores para gobernar los países, es preferiblemente tener los mejores y eso es complicado.
 Opinión de lina en 10/09/2015
El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas adecuadas en su economía. ¿Por qué lo dice? En términos estratégicos las políticas adoptadas por los distintos presidentes basadas en la estabilidad financiera y presupuestal, en las reformas económicas y en las alianzas internacionales sólidas en todo el desarrollo del comercio, me parece una posición muy positiva. Ahora, de lo que se trata es de seguir flexibilizando la economía colombiana porque los países que sigan avanzado en esta dirección tendrán mejores oportunidades de resistir las situaciones difíciles. ¿Qué llama usted flexibilizar más la economía? Primero, diversificar. En las economías que están solamente pensadas en el petróleo, cuando bajan los precios de este, se afecta todo. Naturalmente los planes se deshacen. Segundo, hay que tener una economía abierta, competitiva, con una fiscalidad atractiva. Tercero, con unos costos de producción atractivos en inversión tecnológica y costos generales, laborales ¿Qué más cree que necesita Colombia para blindarse más contra las adversidades de la economía? Se requiere mayor dinamismo en las reformas y un sistema fiscal más atractivo, más inversión del exterior, y un desarrollo de la infraestructura muy grande para ser más competitivo. Ha avanzado mucho con la Alianza del Pacífico. ¿Cómo sería esa modernización fiscal? Un país fiscal moderno significa que los impuestos personales son prácticamente equivalentes a los impuestos empresariales. Esto toma tiempo, pero construir un sistema fiscal moderno es parte esencial de una economía moderna competitiva. Esto, obviamente, no se puede hacer sobre modelos proteccionistas. Vuelvo a destacar la presencia en escenarios como la Alianza del Pacífico. Usted ha sido un observador permanente del proceso de paz en Colombia. ¿Cómo ve el momento en que está esta situación? Voy a ser muy prudente en este punto, porque deseo lo mejor para Colombia, país por el que siento un especial afecto y me gustaría que las cosas salieran bien. Por lo tanto, me gustaría que el proceso culmine rápidamente con éxito. ¿Qué significa ‘rápidamente con éxito’? Un proceso como este no puede estar abierto durante mucho tiempo, porque perjudica mucho más al Gobierno que a la contraparte. A las Farc no les importa el tiempo, pero al Gobierno el tiempo le puede quemar las manos. En segundo lugar, el proceso no debe producir al menos dos consecuencias: que el Estado sea más débil y los guerrilleros más fuertes. ¿Alguna comparación con Eta en España? Eta fue derrotada. Ahora lo que falta es que España, como Estado, no se desarme. Que lo que no se pudo conseguir por las armas, con la violencia, no lo vayan a conseguir de otra manera porque claro, tú puedes intentar acabar la democracia asesinando, matando, extorsionando, secuestrando, pero puedes intentar acabar con la democracia estando sentado en las instituciones. Por lo tanto, mucho cuidado. ¿Ese es un riesgo hoy para España? Eso en España es un riesgo. ¿La advertencia valdría también para Colombia? La advertencia es para todos. Es una advertencia de carácter general. ¿Definitivamente, cuando usted mira el tema colombiano de la paz, lo que más le preocupa es el tiempo? No. Me preocupa es el resultado. Usted puede hacer un mal acuerdo rápido. Usted es un analista político permanente. ¿Cómo observa lo que pasa en la región? Pues hay una división grande. Una división grande especialmente en términos políticos, lo cual no es bueno. Los países del Alba, que tienen a Venezuela como modelo, no son países creadores de soluciones sino generadores de problemas y siguen muy activos. Sus condiciones son cada vez peores para sus ciudadanos, pero también más amenazantes para otros países. A mí me ha parecido que la actitud y la pasividad de la mayoría de gobiernos latinoamericanos en relación con Venezuela ha sido inaceptable, y cuando esas cosas se dejan pasar en términos de derechos humanos, tiene costos. En este momento al régimen venezolano le interesa ser un agente provocador. No caer en la provocación es una práctica inteligente, pero no consentir que las cosas sean dirigidas por los provocadores también es una política muy importante. ¿Se está equivocando el hemisferio al permanecer indiferente ante regímenes como el de Maduro? La decisión parecería es no estar presente. ¿Cuál es la situación de Venezuela en términos de derechos humanos, de libertades? Hay una catástrofe económica. Hay todo tipo de provocación contra los vecinos. ¿A quién le cabe la responsabilidad de parar esos atropellos de Nicolás Maduro? Ustedes han sufrido una experiencia negativa en la OEA. No busquen otras como Unasur, porque va a ocurrir algo parecido. Los que tienen la responsabilidad son los líderes. Y no hacerlo tendrá su costo político mayor. ¿Qué cree que busca Maduro con esa actitud hostil en la región? A mí no me gusta perder mucho tiempo hablando de personajes que no… Hará lo que le convenga en términos de mantenimiento de su poder y la eliminación de las posibilidades que tenga la oposición venezolana. Lo que le convenga. Si para eso necesita provocar a todo el mundo, lo provocará. Si necesita provocar a otros los provocará. Si necesita suspender las elecciones, las suspenderá. Hará lo que le convenga. Con esas reglas de juego, los líderes democráticos internacionalmente tienen que saber que esas reglas de juego no son. Lo escuché diciendo que Europa tiene que adoptar políticas públicas más claras en materia de migración. ¿Qué habría que hacer? Es que no existen. Como no existen, eso agranda el problema. En la Unión Europea también se toman su tiempo. Hay que apelar a la responsabilidad de los líderes políticos europeos. No estamos viviendo una cuestión solamente coyuntural, estamos mirando y viviendo muy cerca del área más conflictiva del mundo. La generosidad es una virtud, pero tener una política es una cosa distinta. Usted puede ser muy generoso. Yo aprecio la generosidad y hay que ser generoso. Pero cuál es la política. Entonces, la política se tiene que articular y ese panorama es más complejo en esta crisis, porque evidentemente recibimos refugiados que vienen de conflictos, de Estados fallidos. Tenemos que actuar en el origen. Allí es donde se producen estos fenómenos de migración que lejos de disminuir, pueden crecer en el futuro si, evidentemente, las circunstancias no varían. Lo he escuchado cuestionar los acuerdos del presidente Barack Obama con Irán sobre armas nucleares y con Cuba. ¿Dónde está el error de esos acuerdos? Yo creo que el presidente Obama está en su segundo mandato buscando dejar todo su legado. El grupo terrorista Isis, que son sanguinarios, controla todos los pozos petroleros en Siria. Controla gran parte del territorio de Irán. Cuando se es el país más importante del mundo, se debe ejercer autoridad, liderazgo. Si los Estados Unidos han decidido dejar de ser el líder del mundo, eso trae muchas complicaciones. No siempre hay que pedir que acierten, no, pero en esos dos procesos de negociación ha habido equivocaciones. El caso de Irán creo que tendrá consecuencias muy peligrosas para el mundo. Y el de Cuba, que tiene menos transcendencia, pero reviste para nosotros una importancia política y sentimental, también es lamentable. Todos los procesos de apertura que se puedan hacer en todos los estamentos de relaciones diplomáticas pueden ser considerados. Pero con el régimen de los Castro, que ha sido una dictadura represiva y no ha cedido nada en la negociación, me parece una equivocación. Lo dice alguien que está en contra del embargo de Estados Unidos, pero que siempre va a estar comprometido con los derechos humanos y con las libertades en el mundo. ¿Y cree que el acuerdo entre Estados Unidos e Irán fue tan malo? Me parece un acuerdo peligroso, que va a provocar una carrera armamentista, una carrera nuclear. El presidente Obama, de alguna manera, está promoviendo una proliferación nuclear en la zona más conflictiva del mundo en este momento, está logrando el efecto contrario, pues se va a producir una proliferación nuclear porque los iraníes no han renunciado a nada, no han renunciado al programa nuclear. Los iraníes simplemente han comprado tiempo. Les van a levantar las sanciones, les van a llegar millones y millones de dólares, van a seguir financiando esas actividades terroristas en tantos países, van a poder recuperar sus programas de misiles en un futuro no muy lejano y solamente van a estar sujetos a las inspecciones que tantas veces ha burlado, que hace que el contenido sea irrelevante. Es decir, Irán será un país nuclear y eso producirá inevitables reacciones con los países vecinos. Usted critica el crecimiento peligroso del Estado Islámico. Ese fenómeno ha ido creciendo a espaldas de todo el mundo, de Europa y de Estados Unidos. ¿Qué se debería hacer? Pues bien, Francia puede hacer un ataque, pero esa no es la cuestión. La cuestión es definir una política adecuada sobre cómo se puede derrotar al Estado Islámico y qué podemos hacer para detener la acción de esa organización terrorista. Y lo que está muy claro hasta ahora es que la estrategia que se ha puesto en marcha para derrotar a Isis no funciona. Habrá que poner en marcha otra estrategia. Y eso no es sencillo. Eso requerirá su tiempo, eso requerirá sus sacrificios, pero cuanto más tiempo se tarda en hacer, peor serán las circunstancias en las que se tenga que intervenir, y esas hay que tenerlas en cuenta y en eso consiste el ejercicio del liderazgo. Por eso, el día 14 de septiembre nosotros inauguramos nuestro máster en Madrid, en el Instituto Atlántico de Gobierno, y justamente es un máster en Liderazgo y Políticas Públicas para Latinoamérica y para España, porque creemos que nos hacen falta buenas dotaciones políticas y gente bien orientada en el ejercicio de las tareas de responsabilidad pública y deliberada. Uno de los problemas que tienen muchos países es el requerimiento de la gente con calificaciones dispuestas a dedicar su vida a la política. Claro, eso trae unas consecuencias de que en lugar de elegir entre mejores para gobernar los países, es preferiblemente tener los mejores y eso es complicado. El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas adecuadas en su economía. ¿Por qué lo dice? En términos estratégicos las políticas adoptadas por los distintos presidentes basadas en la estabilidad financiera y presupuestal, en las reformas económicas y en las alianzas internacionales sólidas en todo el desarrollo del comercio, me parece una posición muy positiva. Ahora, de lo que se trata es de seguir flexibilizando la economía colombiana porque los países que sigan avanzado en esta dirección tendrán mejores oportunidades de resistir las situaciones difíciles. ¿Qué llama usted flexibilizar más la economía? Primero, diversificar. En las economías que están solamente pensadas en el petróleo, cuando bajan los precios de este, se afecta todo. Naturalmente los planes se deshacen. Segundo, hay que tener una economía abierta, competitiva, con una fiscalidad atractiva. Tercero, con unos costos de producción atractivos en inversión tecnológica y costos generales, laborales ¿Qué más cree que necesita Colombia para blindarse más contra las adversidades de la economía? Se requiere mayor dinamismo en las reformas y un sistema fiscal más atractivo, más inversión del exterior, y un desarrollo de la infraestructura muy grande para ser más competitivo. Ha avanzado mucho con la Alianza del Pacífico. ¿Cómo sería esa modernización fiscal? Un país fiscal moderno significa que los impuestos personales son prácticamente equivalentes a los impuestos empresariales. Esto toma tiempo, pero construir un sistema fiscal moderno es parte esencial de una economía moderna competitiva. Esto, obviamente, no se puede hacer sobre modelos proteccionistas. Vuelvo a destacar la presencia en escenarios como la Alianza del Pacífico. Usted ha sido un observador permanente del proceso de paz en Colombia. ¿Cómo ve el momento en que está esta situación? Voy a ser muy prudente en este punto, porque deseo lo mejor para Colombia, país por el que siento un especial afecto y me gustaría que las cosas salieran bien. Por lo tanto, me gustaría que el proceso culmine rápidamente con éxito. ¿Qué significa ‘rápidamente con éxito’? Un proceso como este no puede estar abierto durante mucho tiempo, porque perjudica mucho más al Gobierno que a la contraparte. A las Farc no les importa el tiempo, pero al Gobierno el tiempo le puede quemar las manos. En segundo lugar, el proceso no debe producir al menos dos consecuencias: que el Estado sea más débil y los guerrilleros más fuertes. ¿Alguna comparación con Eta en España? Eta fue derrotada. Ahora lo que falta es que España, como Estado, no se desarme. Que lo que no se pudo conseguir por las armas, con la violencia, no lo vayan a conseguir de otra manera porque claro, tú puedes intentar acabar la democracia asesinando, matando, extorsionando, secuestrando, pero puedes intentar acabar con la democracia estando sentado en las instituciones. Por lo tanto, mucho cuidado. ¿Ese es un riesgo hoy para España? Eso en España es un riesgo. ¿La advertencia valdría también para Colombia? La advertencia es para todos. Es una advertencia de carácter general. ¿Definitivamente, cuando usted mira el tema colombiano de la paz, lo que más le preocupa es el tiempo? No. Me preocupa es el resultado. Usted puede hacer un mal acuerdo rápido. Usted es un analista político permanente. ¿Cómo observa lo que pasa en la región? Pues hay una división grande. Una división grande especialmente en términos políticos, lo cual no es bueno. Los países del Alba, que tienen a Venezuela como modelo, no son países creadores de soluciones sino generadores de problemas y siguen muy activos. Sus condiciones son cada vez peores para sus ciudadanos, pero también más amenazantes para otros países. A mí me ha parecido que la actitud y la pasividad de la mayoría de gobiernos latinoamericanos en relación con Venezuela ha sido inaceptable, y cuando esas cosas se dejan pasar en términos de derechos humanos, tiene costos. En este momento al régimen venezolano le interesa ser un agente provocador. No caer en la provocación es una práctica inteligente, pero no consentir que las cosas sean dirigidas por los provocadores también es una política muy importante. ¿Se está equivocando el hemisferio al permanecer indiferente ante regímenes como el de Maduro? La decisión parecería es no estar presente. ¿Cuál es la situación de Venezuela en términos de derechos humanos, de libertades? Hay una catástrofe económica. Hay todo tipo de provocación contra los vecinos. ¿A quién le cabe la responsabilidad de parar esos atropellos de Nicolás Maduro? Ustedes han sufrido una experiencia negativa en la OEA. No busquen otras como Unasur, porque va a ocurrir algo parecido. Los que tienen la responsabilidad son los líderes. Y no hacerlo tendrá su costo político mayor. ¿Qué cree que busca Maduro con esa actitud hostil en la región? A mí no me gusta perder mucho tiempo hablando de personajes que no… Hará lo que le convenga en términos de mantenimiento de su poder y la eliminación de las posibilidades que tenga la oposición venezolana. Lo que le convenga. Si para eso necesita provocar a todo el mundo, lo provocará. Si necesita provocar a otros los provocará. Si necesita suspender las elecciones, las suspenderá. Hará lo que le convenga. Con esas reglas de juego, los líderes democráticos internacionalmente tienen que saber que esas reglas de juego no son. Lo escuché diciendo que Europa tiene que adoptar políticas públicas más claras en materia de migración. ¿Qué habría que hacer? Es que no existen. Como no existen, eso agranda el problema. En la Unión Europea también se toman su tiempo. Hay que apelar a la responsabilidad de los líderes políticos europeos. No estamos viviendo una cuestión solamente coyuntural, estamos mirando y viviendo muy cerca del área más conflictiva del mundo. La generosidad es una virtud, pero tener una política es una cosa distinta. Usted puede ser muy generoso. Yo aprecio la generosidad y hay que ser generoso. Pero cuál es la política. Entonces, la política se tiene que articular y ese panorama es más complejo en esta crisis, porque evidentemente recibimos refugiados que vienen de conflictos, de Estados fallidos. Tenemos que actuar en el origen. Allí es donde se producen estos fenómenos de migración que lejos de disminuir, pueden crecer en el futuro si, evidentemente, las circunstancias no varían. Lo he escuchado cuestionar los acuerdos del presidente Barack Obama con Irán sobre armas nucleares y con Cuba. ¿Dónde está el error de esos acuerdos? Yo creo que el presidente Obama está en su segundo mandato buscando dejar todo su legado. El grupo terrorista Isis, que son sanguinarios, controla todos los pozos petroleros en Siria. Controla gran parte del territorio de Irán. Cuando se es el país más importante del mundo, se debe ejercer autoridad, liderazgo. Si los Estados Unidos han decidido dejar de ser el líder del mundo, eso trae muchas complicaciones. No siempre hay que pedir que acierten, no, pero en esos dos procesos de negociación ha habido equivocaciones. El caso de Irán creo que tendrá consecuencias muy peligrosas para el mundo. Y el de Cuba, que tiene menos transcendencia, pero reviste para nosotros una importancia política y sentimental, también es lamentable. Todos los procesos de apertura que se puedan hacer en todos los estamentos de relaciones diplomáticas pueden ser considerados. Pero con el régimen de los Castro, que ha sido una dictadura represiva y no ha cedido nada en la negociación, me parece una equivocación. Lo dice alguien que está en contra del embargo de Estados Unidos, pero que siempre va a estar comprometido con los derechos humanos y con las libertades en el mundo. ¿Y cree que el acuerdo entre Estados Unidos e Irán fue tan malo? Me parece un acuerdo peligroso, que va a provocar una carrera armamentista, una carrera nuclear. El presidente Obama, de alguna manera, está promoviendo una proliferación nuclear en la zona más conflictiva del mundo en este momento, está logrando el efecto contrario, pues se va a producir una proliferación nuclear porque los iraníes no han renunciado a nada, no han renunciado al programa nuclear. Los iraníes simplemente han comprado tiempo. Les van a levantar las sanciones, les van a llegar millones y millones de dólares, van a seguir financiando esas actividades terroristas en tantos países, van a poder recuperar sus programas de misiles en un futuro no muy lejano y solamente van a estar sujetos a las inspecciones que tantas veces ha burlado, que hace que el contenido sea irrelevante. Es decir, Irán será un país nuclear y eso producirá inevitables reacciones con los países vecinos. Usted critica el crecimiento peligroso del Estado Islámico. Ese fenómeno ha ido creciendo a espaldas de todo el mundo, de Europa y de Estados Unidos. ¿Qué se debería hacer? Pues bien, Francia puede hacer un ataque, pero esa no es la cuestión. La cuestión es definir una política adecuada sobre cómo se puede derrotar al Estado Islámico y qué podemos hacer para detener la acción de esa organización terrorista. Y lo que está muy claro hasta ahora es que la estrategia que se ha puesto en marcha para derrotar a Isis no funciona. Habrá que poner en marcha otra estrategia. Y eso no es sencillo. Eso requerirá su tiempo, eso requerirá sus sacrificios, pero cuanto más tiempo se tarda en hacer, peor serán las circunstancias en las que se tenga que intervenir, y esas hay que tenerlas en cuenta y en eso consiste el ejercicio del liderazgo. Por eso, el día 14 de septiembre nosotros inauguramos nuestro máster en Madrid, en el Instituto Atlántico de Gobierno, y justamente es un máster en Liderazgo y Políticas Públicas para Latinoamérica y para España, porque creemos que nos hacen falta buenas dotaciones políticas y gente bien orientada en el ejercicio de las tareas de responsabilidad pública y deliberada. Uno de los problemas que tienen muchos países es el requerimiento de la gente con calificaciones dispuestas a dedicar su vida a la política. Claro, eso trae unas consecuencias de que en lugar de elegir entre mejores para gobernar los países, es preferiblemente tener los mejores y eso es complicado. El exjefe del gobierno español José María Aznar estuvo esta semana en Colombia para participar en un conversatorio con el presidente Juan Manuel Santos, y aprovechó el momento para hacer observaciones sobre la marcha de la economía, el proceso de paz y la política en la región. Aznar, un analista permanente del acontecer mundial, dijo que Colombia hace las cosas adecuadas en materia económica, llamó la atención sobre el riesgo de que el proceso de paz tome mucho tiempo y responsabilizó a los líderes de la región por el desbordamiento del régimen de Nicolás Maduro. Publicidad Usted dijo que Colombia está haciendo las cosas ad